Me reconocerás

porque desnuda

soy diferente a todas las mujeres,

por mucho que hayas mirado mucho con tus manos,

por mucho que tus ojos hayan atravesado mil alientos,

por mucho que tu lengua sepa de otros aromas

He sido así, para ti, un instante prolongado en todos los destellos

y aún más

He sido para ti, conmigo,

en los contornos que sólo la piel parecía ponernos por límite,

en la grandeza del cosmos de una noche de invierno,

en las dulces comisuras de todos los labios

y en la infinitud de la cadencia de mis hombros

Sin despertar hemos soñado despiertos

rompiendo adrede todas las horas de la madrugada,

bordada la blancura de mi pecho en tu espalda,

estremeciéndonos en réplicas de terremoto,

ardiendo en empalagosa jalea derretida

que busca consuelo en la violencia de la novena ola

y queda atrapada en sal, cristalizada,

preservado su gozo para siempre

Anuncios
Published in: on febrero 14, 2009 at 3:23 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://herbario.wordpress.com/2009/02/14/182/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: