Lejos

Mientras doblaba las toallas limpias, pensaba en escribir unas líneas y pensaba que, en el momento de teclear, sabría con certeza que estarías muy lejos, tanto, que mi mente apenas alcanza a imaginar la distancia que te separa de esta ciudad.

Imagino también, sobre todo a través de las evocaciones que me ofrecen la literatura y el cine, el viento sobre caminos indómitos, cuyos límites han sido borrados desde siempre por la polvareda, convertidos en vastas planicies, sin nieve ya a estas alturas de la primavera y sin sombreros que puedan perderse entre la salvaje corriente arremolinada, como aquellos que usaba A. hace ya mucho tiempo y que enganchaba a su pelo con agujas rematadas en brillantes. Y las cúpulas metálicas, doradas o esmaltadas en colores, contra un denso cielo de plomo, de una belleza tan irreal como se me antoja Venecia.

Has ido a buscar a una princesa de ojos grises y corazón e inteligencia de fuego. El contraste perfecto entre el rojo y la plata, el fruto de una tierra helada que ha sabido pensar para el mundo música de cristal capaz de abrasar el alma.

Salud y suerte.

Hasta pronto.

Anuncios
Published in: on mayo 27, 2009 at 1:20 pm  Comments (2)