en una estación

Espero la hora de entrada en la estación desierta. Me da por pensar que su nombre quizás haga referencia a una encrucijada de caminos, es lo más posible. Es como un lugar en medio de ninguna parte y al mismo tiempo cerca de todo. El valle se extiende tan amplio que no alcanzo a ver sus contornos en el horizonte pero, no muy lejos, distingo el edificio Walden, rojo y chato como aquella montaña sagrada de Australia que los indígenas llaman Uluru. Si la vista continúa mirando hacia la derecha, diviso con claridad uno de los costados de una de las torres Símbol y sé que a unos metros, cruzando casi de un salto la calle Alegría, está nuestra casa, un bajo tranquilo, a estas horas solitario y silencioso.

Hace un sol clarísimo y la temperatura es indicio de primavera inminente. Evoco el aroma del jazmín, impulsado mi olfato por la impresión del perfume fundido con mi piel. A la vuelta veré desde la ventanilla del tren los primeros almendros florecidos, de pétalos blancos rotos por venillas rojas.

Nada está lejos y, sin embargo, las distancias se hacen inmensas. Escucho música hasta que consigo aprender de memoria las canciones. A veces las articulo con la boca sin hacer ningún ruido. La gente se adormila a estas horas y se dejan llevar por el suave traqueteo hasta la estación término.

Anochece bastante más tarde y refresca cuando está oscuro. Todavía permanezco en la habitación del edredón de plumas.

Vías y catenarias. Algunas placas con números que no sé qué significan. Ya está activado de nuevo mi pase para acceder a las oficinas. Siempre hace tanto calor allí dentro que parece que uno vaya a enfermar de angustia. Pero algo diferente me comprime el corazón. Él ha resgresado y nos veremos pronto. A veces todo me molesta de un modo tan placentero como lo hacía en la adolescencia. Noto a cada instante cómo fluye la vida.

Anuncios
Published in: on febrero 23, 2012 at 12:50 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://herbario.wordpress.com/2012/02/23/en-una-estacion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Armonía celeste, perturbadora dulzura, belleza inextinguible, experiencia estética inigualable… Todo eso y mucho más.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: